Señores: y finalmente, ¿de “Rutbia” qué?

Columna DESDE NOD pakahuay@gmail.com

Por Alejandro García Gómez.

Escritor colombiano.

28.IV.13. Romeo Langlois, periodista francés, es secuestrado por las Farc en La Montañita (Caquetá). Cargo: Prisionero de guerra. La estúpida razón del secuestro es tal, que debieron soltarlo al mes (ellos que acostumbraban a secuestrar por años) en razón de la indignación mundial por su cinismo y estulticia. En su “liberación” (30.V.13), observamos una tragedia que los canales televisivos sólo mencionaron de paso. Luego, nadie más se ocupó de ella: entre los guerrilleros de camuflado, guardias de la entrega, una mujer humilde reconoció a su hija, Ruth Beatriz Castañeda, “Rutbia”, joven sicóloga desaparecida años atrás cuando hacía un recorrido de trabajo entre Bello y Medellín. ¿Otra vez el cinismo o la estupidez de las Farc o todo junto?

Quienes habíamos pasado algunos miércoles al mediodía por el Parque Berrío, corazón de Medellín, siempre habíamos observado –con sol o con lluvia- a una anciana con una camiseta y un estandarte en los que se veía un retrato y una consigna de amor y dolor: “Rutbia, te esperamos”. Como además del ruido del secuestro e inmediata liberación de Langlois –sólo “un mesesito”, cuando el secuestro era hasta por 14 años como al sgto. Pablo E. Moncayo-, también había estruendo por el escándalo del vergonzoso anuncio del Fiscal Montealegre sobre Sigifredo López, quedando en claro su atolondramiento y la inmensa injusticia; pero como también se trataba de la tragedia de una madre humilde, estos hechos quedaron sepultados. En una posterior y brevísima charla con la TV, ella dijo que esperaba contactarse con Langlois y ser escuchada por la guerrilla. Mientras los grandes funcionarios eligen las maniobras jurídicas o la fuga para evadir la justicia, al resto de colombianos nos ha quedado adoptar a la prensa para ser escuchados no sólo por la justicia sino por los poderes institucionales y por los no institucionales.

Ya en el proceso de La Habana, el tema de las víctimas de las Farc que viajarían hacia allá se enredó, y nuestra esperanza en los elegidos como “Comisión escogedora”, de quienes se esperaba más, se convirtió en perplejidad y rechazo. ¿Cómo era posible que entre el 100% (10 o 12 víctimas por cada viaje, más o menos), la mitad fueran de paramilitares o de agentes del Estado y no de las Farc, ante quienes se haría el reclamo? Explicable habría sido sólo en el caso de aquellas que han sufrido a dos o a los tres juntos, que también las hay. Frente a este enredo –promovido o acolitado por quienes representan la institucionalidad-, nos preguntábamos: ¿cuál será la clasificación que se iría a dar a las víctimas de los “inclasificables” como esta madre? ¿Rutbia –si aún vive- es víctima o victimaria o qué? Algunos habrían dicho, “¡ah, pobrecita la mamá que no sabía que su hija era guerrillera o simpatizante y lo que pasó fue que tuvo que ‘trasladar su sitio de trabajo’ a la selva!”. Otros habrían alegado: “¡se contagió del Síndrome de Estocolmo! O se enamoró de un guerrillero, ¡y no es la primera ni será la única!”.¿No tenía esta madre el derecho de preguntar directamente por su hija a los comandantes de las Farc? O el ser víctima “inclasificable”, ¿también la convierte en “no mostrable”?

16.IV.17.- ¿Qué logró saber esta anciana? En esta fecha, el programa Los informantes (Caracol TV) le hizo un reportaje. Según ella –que aún guarda la cama y alcoba con los objetos de su hija que le hacen más llevadero su dolor-amor- las Farc no le han dicho ni mu. ¿Lo dirán? ¿Lo dirán? Que por el mismo Langlois y “otros”, supo que la tenían cuidando niños y en otros menesteres de su profesión, así como a otros, ingenieros,  médicos, etc., “les dieron trabajito”, acorde con su estudio en la U. ¡El reportaje televisivo fue desgarrador para quien sea o se sienta padre de familia! Las Farc deberían pronunciarse. http://losinformantes.noticiascaracol.com/para-profesionalizarse-las-farc-secuestraron-cerca-2159-historia

¿Lo harán? ¿Lo harán? Pero no sé si duele más que tampoco los miembros de la institucionalidad –del equipo negociador- de este proceso se hayan pronunciado por éste ni por similares casos que, al parecer, hay muchos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *